Adentro de Sinceramente

Por Lucía Eva Ríos
@soylurri

Lo que dijo la ex presidenta fue comentado y vuelto a comentar en los últimos dos días, luego de que presentó su libro. Todas las especulaciones aparecieron antes y después. Hielo y fuego por todos lados. Revista Kamchatka da un pantallazo de lo que se vivió adentro, en el calor de lo que fue un nuevo punto de partida de cara a octubre. ¿Habló como candidata?

Foto: Gentileza de UC

Se abrieron las puertas del subte en Plaza Italia y pibites de alguna agrupación cantaban con bombos y platillos. Sonrisas y caras de culo los rodeaban. Todavía retumbaba el: “Podrían ser apaleados”, que vaticinó Luis Majul para quienes estuvieran en los alrededores.

El campo nacional y popular siempre supo apropiarse de la lluvia y transformarla en mística. Y así arrancó la tarde. Furiosa, húmeda y anti. Pero…  

En el predio de La Rural, entraron hordas con vinchas, remeras y carteles. “¡Ay, es Brancatelli!”, le gritó eufórica una señora a su amiga. “Cuervo, una foto”. “No empujen, che, que somos compañeros”. El túnel blanco que conecta el patio con el adentro, parecía la línea B a las seis de la tarde. La militancia estaba apretada cual sardinas y avanzaba como podía parar llegar lo más cerca posible a una pantalla, una valla o al espacio donde quizás aparecería Cristina. Spoiler alert: Ella no pasaría por ahí.

Hasta llegar a la sala Jorge Luis Borges, la más grande de la Rural, había que bordear el predio por afuera. Ahí también había vallas y, detrás de ellas, algunas pocas personas esperaban a ex funcionaries, dirigentes, actrices, periodistas famoses y les gritaban al pasar. “¡Heller, Heller!”, clamó alguien que reconoció al banquero.

Antes de ubicarse cada una en su lugar, Victoria Donda apareció de la mano de Cecilia Roth mientras se reían y caminaban a la par. La actriz, una vez sentada, le dijo a Revista Kamchatka que anhelaba que Cristina “hable afuera”, porque adentro eran “todes invitades”. En los grupos de WhatsApp se agitó durante todo el día que la ex mandataria saldría a hablar. Spoiler alert, eso tampoco pasó. O al menos no como se esperaba.

Pablo Echarri fue uno de los más solicitades a la hora de la foto y quedó en primera fila junto a las Abuelas. Adolfo Pérez Esquivel estaba también en esa hilera, reservada exclusivamente para artistas y referentes de DDHH. El Nobel de la Paz se sentó junto a su nieto de 13 años, “que es muy cristinista”. “Lo que más me gusta es cuando habla”, dijo el adolescente que milita en el centro de estudiantes del colegio Buenos Aires.

Pérez Esquivel supo ser muy crítico del kirchnerismo y al día de hoy también plantea las diferencias. Sin embargo, al ser consultado sobre lo que sucedería esa noche, antes de que ingresara Fernández de Kirchner al escenario, dijo: “Cristina, siendo presidenta, luchó contra la hostilidad de una sociedad marcada por el machismo”, y agregó: “Hoy es la única líder política que puede presentarse en las elecciones y ganarlas, y debe hacerlo en primera vuelta y por afano”. “Todos debemos apoyarla”, concluyó.

Si bien hubo algunos personajes que no estuvieron presentes, en la sala había 1000 personas de las pinceladas más diversas. El sindicalismo, el peronismo en cada una de sus expresiones, la cultura, la dirigencia más joven, las diversidades, legisladores, diputades y referentes de espacios que hasta hace un año atrás, tenían construcciones políticas más alejadas del kirchnerismo, como Pino Solanas y Felipe Solá, quien finalizado el acto/lanzamiento/hecho político, le comentó a ésta publicación que Cristina “estuvo muy sobria y muy sentida y eso me pareció un acierto. Yo tenía dudas de cómo iba a encarar el tema y dijo cosas con las que estoy muy de acuerdo”. Al ser consultado sobre si esperaba alguna especie de lanzamiento, el ex gobernador dijo que “no de una manera oficial pero no se escribe un libro así porque sí, y si bien habla del pasado, explica también su visión del futuro”.

Durante aproximadamente una hora, la presentadora, muy solemnemente, invitó reiteradas veces a quienes estaban parades o caminando por el lugar, para que tomaran asiento “por medidas de seguridad”. Reiteradas veces nadie se hizo eco.

A la derecha del escenario, había unas vallas por donde efectivamente entraría y se iría la ex presidenta. Aparte de los varones de seguridad, había diez pibas con las remeras “oficiales” del libro: del color azul característico y con el “Sinceramente” estampado en el medio. Cuando Cristina Fernández finalmente arribó al salón, les que estaban más cerca de ese camino, fueran jetones o simples mortales, sacaron sus celulares, gritaron, la filmaron y se volvieron a sentar para postear rápidamente en sus redes sociales.

A los cinco minutos, salió Alberto Fernández desde ese mismo lugar donde ella había llegado, y se ubicó en primera fila. Y pocos minutos después, la autora del “suceso editorial” del año subió las escaleras agarrándose de la baranda con una mano y su pelo con la otra. Despacio. Les presentes, que todavía no la divisaban, intuían que era cuestión de segundos.

Apareció con una camisa blanca y el pelo un poco más caoba que de costumbre. Se ubicó en el medio de una mesa junto a la presidenta de la Feria del Libro, María Teresa Carbano, y el director en Argentina de la editorial Penguin Random House, Juan Boido.

En un momento la marea militante le cantó: “Cristina presidenta”, pero ella casi no sonrió. Mantuvo su templanza y, con la mano, indicó que había que bajar la voz, para que Carbano pudiera continuar su intervención. Tanto ella como Boido subrayaron la crisis en el sector y cómo este “suceso editorial” contrasta con ello. En su intervención, CFK reconocería que sabe que muches se lo compraron entre varias personas para acceder a él o “juntando las monedas”.

La presentación de Sinceramente fue trending topic a nivel mundial y se ubicó con 36 puntos de rating en la televisión argentina. Al momento de la publicación de esta nota, el video en vivo del evento del canal de YouTube de Fernández de Kirchner marcaba más de 200 mil visualizaciones. En el canal de Infobae, un video de 19 segundos que anuncia: “Cristina Kirchner baila ´Sinceramente´”, tenía casi 165 mil reproducciones y se ubicaba 35 en tendencias de esa red.

2019-08-13T19:15:13+00:00 11 mayo, 2019|Política|