Balance cambiario, drenaje de divisas

Desarma y sangra

Por Luciana Glezer
@lucianaglezer

El Banco Central publicó números realmente alarmantes. A pesar de la relativa sensación de calma en las últimas ruedas en el mercado de cambios, el panorama está realmente muy complejo: la fortísima suba del precio del dólar no desincentivó la demanda de divisas.

Según el balance cambiario que publica mensualmente la entidad que conduce Guido Sandleris, se fugaron más de 7 mil millones de dólares sólo en abril. Con esto, la demanda de divisas creció 14 por ciento en un mes. Al considerarse el primer cuatrimestre de este año, la cifra supera los 25.400 millones de dólares.  Un 50 por ciento arriba que en el mismo período del  2018, año que marcó un nuevo récord de salida de capitales del país.

La fuga de capitales es una constante creciente desde que asumió Mauricio Macri. Hasta el momento, 68 000 millones de dólares suma el drenaje total en lo que va de su gobierno. La cifra supera la cantidad de reservas que tiene el país, que contabilizan 67.000 millones, de los cuales solamente un tercio “son de libre disponibilidad” o susceptibles de ser ofertados

Un informe reciente de la consultora Ecolatina muestra que en los años electorales la fuga crece hasta alcanzar su pico en los terceros trimestres.  En 2011 se fueron 3.700 millones en el primer trimestre, 6.100 millones en el segundo y 8.500 millones en el tercero. En 2017, la secuencia fue 4.800 millones, 2.900 millones y 7.800 millones, respectivamente.

El FMI, bajo presión de Estados Unidos, dio el visto bueno para nutrir la creciente salida de fondos del país habilitando la guita del préstamo. En poco más de un mes, se consumieron los u$s 10.800 millones del último desembolso del Fondo por el pago de deuda y las subastas a cuenta del Tesoro.  Mientras tanto, las cuentas dan que Argentina pierde un palo verde cada 3 minutos.

2019-05-23T07:52:56+00:00 23 mayo, 2019|Economía, II|