La gente es una mierda

2019-07-16T05:35:41+00:00 16 julio, 2019|II, Opinión|

Preguntas sobre la insensibilidad insuflada desde el poder y la sedimentación de la injusticia como discurso oficial y lenguaje performativo de las políticas de Estado.

La unidad y su condición

2019-07-16T05:36:35+00:00 20 junio, 2019|Opinión|

La unidad y su condición Por Mariano Wiszniacki @marianwis Foto: Ezequiel Pontoriero Corrían los primeros turbulentos meses de 2015 y la militancia nac&pop se entretenía comentando la danza de precandidatos a presidente para suceder a CFK. Sonaban "el chivo" Rossi, "el Pato" Uribarri, Julián Domínguez, Randazzo y hasta el mismo [...]

Del neoliberalismo cool al contrato social

2019-05-31T12:57:48+00:00 31 mayo, 2019|II, Opinión|

Desde las entrañas de la Revolución Francesa, el pensador Jean-Jacques Rousseau plasmó una de las obras políticas más importantes de nuestro tiempo: el contrato social. Tres siglos después, la idea sobrevuela en los debates políticos locales, especialmente a partir de la presentación del libro “Sinceramente”.

Optimismo de la razón

2019-08-13T19:11:01+00:00 26 mayo, 2019|III, Opinión|

Terremoto de certezas posterior al anuncio de la fórmula Fernández-Fernández. Pasiones y razones, en la arena de la política, los laboratorios del marketing y el barro militante.

Fan, fan, fan

2019-05-16T17:54:12+00:00 16 mayo, 2019|II, Opinión|

Reflexiones sobre la forma de repolitización de los últimos años. Los empoderados, la política y el tiempo.

Civilización o barbarie

2018-12-28T16:19:08+00:00 28 diciembre, 2018|Opinión|

Parece que hubiera pasado un siglo desde octubre del 2017, cuando parte de los analistas políticos locales discutían la posibilidad de una nueva derecha con rostro humano. Engolosinados en la ilusión de la “singularidad” argentina e insistiendo en esquemas dicotómicos como los que oponen populismo y república, no consideraron una señal grave el acceso de Donald Trump a la Casa Blanca, tampoco su coincidencia con el recrudecimiento de discursos ultraderechistas en diversos países europeos. En ese marco, los “excesos” discursivos locales de reivindicación de la Campaña al Desierto; la instrumentación de una lengua de la violencia política y civil en redes por parte de dispositivos estatales; los chistes sexistas de altísimos funcionarios, fueron desestimados como exabruptos individuales o como estrategias distractivas y no como lo que eran, una suerte de jacobinismo de derecha destinado a correr en esa dirección los límites del campo de lo decible en el discurso político.

Ciudadanía y fascismo

2018-11-14T17:44:17+00:00 12 noviembre, 2018|Opinión|

Una obstinación persistente se juega, con la urgencia de la agonía y la vitalidad de quien batalla hasta el último aliento, frente al punto más alto que haya alcanzado jamás la oligarquía vernácula. Al revés de lo que supone la literatura opositora con posnet, el Gobierno se ufana en la apoyatura de la fibra reaccionaria que permea, capilar y expansivamente, los límites de su propia clase. (Editorial del N° 13 de Revista Kamchatka).